Roman Holiday

En 1953, se contó una historia, un cuento de hadas llamado “Vacaciones en Roma”. Casi casi, podría haberse llamado “Sueño en Roma”.

Una princesa de un país centroeuropeo llega a Roma, junto con su familia. Anna, la joven princesa, cansada de sus deberes como tal, decide vivir una aventura fuera de palacio.

Tras su escapada, y porque le habían inyectado un tranquilizante en palacio, se queda dormida en la calle. Es entonces cuando se encuentra con Joe, un periodista americano, que sin saber quien es, en un principio, y pensando que está loca, decide mostrarle Roma.


Joe, al acoger en su casa a Anna, llega tarde a trabajar. Su jefe, enfadado por el comunicado de que la princesa se encuentra enferma, le enseña la portada del periódico en el que aparece la imagen de Anna. Joe, junto con Irving, el fotógrafo que acompaña al periodista, deciden lanzar una exclusiva, aprovechándose de la inocencia de la princesa.

Durante el día que pasan juntos viven numerosos acontecimientos, pasean por Roma, se divierten, visitan la Boca de la Verdad…

En esta escena Gregory Peck le gastó una broma a Audrey. Como dice la leyenda, si al introducir la mano en la boca de la verdad mientes, la mano desaparece y Peck, al sacar la mano, decidió esconderla bajo la manga de la chaqueta, a lo que Audrey respondió con un grito. Impulso, totalmente natural, que fue añadido a la película.

¡Hasta una fiesta nocturna en un muelle! Donde se dan cuenta de que están enamorados.

Anna, sin poder pasar más tiempo fuera de palacio, decide volver y continuar con sus deberes, despidiéndose de Joe con un beso apasionado.

 Anna, al volver a palacio, decide dar una recepción oficial a la prensa, en la que Joe, junto con  Irving, le regalan las fotos tomadas en Roma y renunciar a la exclusiva.

La culpable del maravilloso vestuario fue Edith Head, sin formación en arte y diseño y sin experiencia en vestuario que consiguió, por su “habilidad” para el dibujo, entrar en 1924 en la Paramount Pictures como dibujante de disfraces.

Intervino en las películas más importantes de las décadas doradas del cine americano y consiguió en sus 50 años de carrera 8 Oscars, aunque fue nominada en 35 ocasiones.

En 1967 dejó la Paramount para irse a los estudios Universal Pictures donde trabajaría hasta su muerte en 1981.

Vacaciones en Roma consiguió tres Oscars de diez nominaciones: mejor actriz (Audrey Hepburn), argumento original y vestuario. Audrey también obtuvo el premio como mejor actriz por el Círculo de Críticos de Nueva York y el premio BAFTA, como mejor actriz británica, de cuatro nominaciones.

Audrey, para nosotras, al al igual que para tantísima gente, es un icono de elegancia, de belleza, de saber estar.

En febrero de este año se cumplieron veinte años desde su muerte. Nosotras éramos pequeñas y aún tardaríamos en conocerla, aún así, no queríamos perder la oportunidad de rendirle nuestro pequeño homenaje.

¡Disfrutarlo mucho!

Nodbon

2 pensamientos en “Roman Holiday

  1. Tenía q ser Vacacines en Roma, por supuesto.Recuerdo q fue la primera pelicula q descargué de internet para q la viera mi hija, le dije, vamos ver esta peli q te va a encantar, y visto lo visto, no sólo le gustó esa, le gustó todo lo relacionado con Audrey.Flipaba con los vestidos, con la historia de la película……Enhorabuens Eva, me has hecho retroceder en el tiempo!!!!!Gracias

¿Qué te ha parecido? Respeta y sobretodo ¡disfruta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s